Se crea la Oficina Meteorológica Argentina en la ciudad de Córdoba con el objetivo de medir y recopilar los datos de la atmósfera con la convicción de que conocer el clima sería estratégico para el desarrollo del país.