Se realizan las primeras mediciones de ozono en Córdoba a través de registrar el descoloramiento de un papel, que estaba cubierto por una solución de almidón y ioduro de potasio.