En mayo comienza a funcionar el Centro Regional del Clima para el Sur de América del Sur (CRC-SAS), liderado por Argentina y Brasil, y conformado por Bolivia, Chile, Uruguay y Paraguay. El CRC-SAS genera información sobre el clima de la región y su variabilidad para la provisión de servicios climáticos.