Se presenta un nuevo Sistema de Alerta Temprana (SAT) que reemplazó el que se utilizaba desde 1994. Con mayor detalle territorial y anticipación, el SAT busca comunicar de manera clara los fenómenos meteorológicos severos para que las personas y sectores tomen decisiones informadas. Así, constituye un instrumento de adaptación frente al aumento de los fenómenos extremos producto del cambio climático.