Una oportunidad en el aire

Cómo nació el Servicio Meteorológico Nacional

 

———————————————————————————————————————————————

Parte I: Una amistad en el tiempo

——————————————————————————————————————————————–

 

Entre 1863 y 1868, Domingo Faustino Sarmiento se desempeñó como embajador en los Estados Unidos. Durante esos años recorrió ampliamente el país y, gracias a su conocimiento y empleo del idioma inglés, pudo vincularse con varias personalidades políticas y científicas de la época. Tal es el caso del Dr. Benjamin Gould, con quien logró forjar algo más que una gran amistad.

 

Benjamin fue un políglota catedrático de la universidad de Harvard, astrónomo y cosmógrafo, Dr. en Filosofía y apasionado investigador de la uranología y la meteorología. 

 

Desde el momento en que se conocieron, se dieron cuenta de que ambos compartían el mismo amor por la ciencia y el progreso, y se sintieron cómodos para conversar sobre sus ideas y proyectos. En una de sus charlas, Benjamin le comentó a Domingo su interés por estudiar distancias astronómicas desde el hemisferio sur, algo novedoso en aquellos tiempos. Yendo aún más lejos, dijo que, de obtener el apoyo de la República Argentina para la construcción de un observatorio, él podría desarrollar la tarea sin cargo alguno para nuestro gobierno. Estas palabras no escaparon al inteligente sanjuanino, quien rápidamente entendió que se trataba de un importante ofrecimiento.

 

Un tiempo después de conocer al Dr. Gould, Sarmiento envió una carta al entonces presidente de la República, Bartolomé Mitre, para comentarle la idea de su amigo. Este recibió y respondió gustoso la correspondencia, pero, más allá de cualquier entusiasmo, el gobierno debía atender otros asuntos más urgentes. Afortunadamente, solo unos pocos años más tarde, hacia 1868, quien presidió a Bartolomé en la presidencia fue el mismísimo Sarmiento. 

 

Adivinen cuál fue uno de sus primeros actos en el gobierno… 

¡Exacto! 

 

El Presidente Domingo Faustino Sarmiento no tardó en ofrecer a Benjamín hacer realidad la instalación de un observatorio astronómico en territorio argentino, que, además, sería el primero de toda Sudamérica.