Una oportunidad en el aire

Cómo nació el Servicio Meteorológico Nacional

 

———————————————————————————————————————————————

Parte III: Una idea del futuro

——————————————————————————————————————————————–

    Más allá de sus logros académicos y aportes al campo de la astronomía, Benjamin fue un curioso de tiempo completo y un incansable defensor del deber científico. Solo unos meses después de comenzar a dirigir las actividades del observatorio astronómico, al interesarse por la meteorología local, notó que no existían estudios climatológicos de la región. Esto le pareció muy extraño, ya que (él bien sabía) se trataba de un extenso territorio con importantes singularidades atmosféricas. Inquieto por esto, decidió escribirle una carta al entonces Ministro de Instrucción Pública, Nicolás Avellaneda, con el propósito de hacerle notar esta falta tan importante y sugerirle un plan de acción.

“Al llegar a la República Argentina a fines del año 1870, con el objeto de establecer el observatorio astronómico nacional y emprender allí algunos estudios sobre las estrellas del hemisferio austral, reconocí con extrañeza que no existían datos meteorológicos sobre el clima y las relaciones atmosféricas del país.” – Benjamin A. Gould

Es importante detenernos en este momento. No sabemos exactamente cuántas personas del ámbito científico se dieron cuenta de aquello mismo que Benjamin explicó en su carta al Ministro Avellaneda. Lo que sí sabemos es que, por primera vez, alguien se interesó demasiado por resolverlo. Gracias Dr. Gould.   En la carta, Benjamin escribió que, aunque recargado de trabajos astronómicos, era un deber para la ciencia hacer todo lo posible con el fin de remediar un problema tan serio. Seguido de esas palabras, explicó la importancia teórica y práctica que tendría comenzar a realizar observaciones meteorológicas en varias partes del territorio nacional, y ofreció sus servicios en todo lo que pudieran ser útiles para establecer y dirigir un trabajo semejante. Por supuesto, ante tal entusiasmo, el ministro no tuvo dudas sobre la idea, y le pidió a Benjamin la redacción de un informe que detalle punto por punto todo el proyecto.